Lealtad y admiración

Esta semana me han ocurrido muchas cosas. He provocado muchas cosas sería una descripción más precisa. El jueves 16 de octubre será un día para recordar.

Era una idea feliz a la que llevaba tiempo dándole vueltas, pero me faltaba la determinación de ponerla en práctica.  Lo hice. Este jueves pasado nos reunimos 5 personas, diferentes y muy parecidas al mismo tiempo. Ainhoa, Jorge, Pablo y Aitor. 4 personas a las que admiro, personas que considero un ejemplo para esta sociedad. No se conocían entre ellos, digamos que yo era el nexo común entre todos.

Ocurrió algo mágico, intenso y como decía Pablo, irrepetible. Fueron 3 horas de complicidad, de diversión, de confesión. Y en gran parte ha sido esta experiencia la que me ha llevado a retomar el blog, a orientar un hobbie y una pasión, escribir, con una temática que me toca de lleno, sentir, las emociones. Porque quiera o no, siento, y cada día está envuelto en decisiones. Algunas más fáciles que otras, algunas duras de verdad como contaba Ainhoa.

Y si tuviera que destacar 2 palabras de esas 3 horas, serían estas dos: Lealtad y Admiración. Gracias amigos por esos minutos mágicos por hacerme dejar atrás ciertos prejuicios que han mantenido este blog en silencio. Ahora os admiro más que antes.

Leave a Reply