Pasajero o mercancía

Hace años, y en este mismo blog, escribía como sobre llaman los pilotos de avión a la mercancía que transportan: CARGO. Lo curioso es que las personas que transportan también son CARGO para ellos, en este caso, SELF LOADING CARGO. Podemos decir que una carga autónoma que no necesita ayuda para subir al avión.

¿Te has parado a pensar las personas y las cargas que tienen en tu equipo? A medida que creces profesionalmente se da más importancia a las personas, y eso no quiere decir que se consienta cualquier cosa o cada vez más, sino que valoras cada día más a las personas que realmente hacen de tracción de tu equipo.

Esto tiene una consecuencia interesante: los que empujan, si tienen mucho CARGO en sus equipos, tienen que empujar de más y su rendimiento empeora, el entorno se empobrece y la productividad cae.

Es realmente simple, si alguien no empuja y no suma al equipo, alguien tendrá que hacerlo por él o la velocidad de avance disminuirá. Toda carga supone un freno, y a mayor velocidad de avance, arrastrar cualquier peso o CARGO muerto cuesta más. Es exponencial, como la resistencia al aire tan bien ilustrada por la aerodinámica.

Se puede ser un CARGO de muchas formas, porque realmente puedes ser una persona brillante en tu trabajo, pero en lugar de enfrentarte a tus problemas internos se pueden airear a los 4 vientos los problemas de interpretación propios ante situaciones normales, aceptadas por todos, intentando generar una percepción negativa de los mismos. Dicho de otro modo:

yo estoy podrido por dentro, voy a ver si contagio a algún otro, que ya que yo no me siento capaz de hacer nada con mi vida para eliminar mi estado de putrefacción, me siento mejor si al menos comparto mesa o corro de café con alguien igual de podrido que yo.

Lo que se resume de forma fácil en “crear más CARGO” a tu alrededor, empeorando más la situación, porque en lugar de centrarte en ser tú mejor y hacer que tu entorno sea mejor gracias a ti, consigues que la velocidad de tu equipo disminuya porque tu incapacidad de evolucionar como persona. Más CARGO, mejor POWER. Simple, físico, hasta un niño es capaz de asimilarlo.

Lo más interesante de la cuestión es que la última palabra la tenemos cada uno de nosotros. Podemos ser un pasajero y miembro de la tripulación y hacer que nuestro vehículo (empresa) sea cada vez más competitivo, o bien podemos ser un CARGO que poco a poco vaya mermando la capacidad de avanzar de todo el equipo hasta que éste se pare. Y claro, en ese momento, el CARGO también se para porque ya no tiene quien tire de él.

La diferencia de centrarse en los aspectos positivos de tu trabajo y cometido en lugar de centrarte en lo que no te gusta por una falta de personalidad madura o de gestión de emociones internas. El CARGO puede ser un brillante técnico, pero la actitud y el saber confluir en equipo y amoldarte a las necesidades de tu equipo es más importante que lo bueno que seas técnicamente.

Quizá la solución venga también por hacer que esas CARGO abandonen la sala de máquinas para no entorpecer el ritmo de los que creen. Es mucho más potente a medio plazo un ténico de 8 con una actitud de 10 que un técnico de 10 con actitud de 5.

¿Cuánto CARGO representas tú para tu organización?

Leave a Reply